La importación marítima a España sigue siendo uno de los pilares de la actividad productiva de muchas empresas. En un mundo globalizado las fronteras se han difuminado hasta límites insospechados, sobre todo en lo que a actividades productivas de todo tipo se refiere.

Cada vez es más frecuente buscar materias primas para la fabricación de objetos y enseres en mercados alejados miles y miles de kilómetros. Y no solo se pueden importar esas materias primas, sino que cada vez es más frecuente importar componentes.

Hoy en día pocas empresas fabrican sus productos en todas sus fases, lo habitual es que parte de sus elementos se importen ya hechos. Un ejemplo muy claro es todo lo que tiene que ver con la informática, procedente en buena medida de Asia, al igual que los textiles.

La importación marítima a España se ha convertido así, en fundamental para la subsistencia y crecimiento de muchas empresas, sobre todo pequeñas y medianas, compañías que no tienen capacidad para hacerse cargo de todas las fases de producción de los bienes que fabrican y que necesitan importar para fabricar.

Razones para elegir el transporte marítimo

Indudablemente, el transporte aéreo es mucho más rápido, pero también mucho más caro y ofrece una capacidad de envío mucho más limitada. El transporte marítimo, en cambio, tiene una capacidad casi ilimitada, gracias al uso de inmensos buques.

Además, la posibilidad de compartir espacio y gastos en los envíos con otras empresas lo hace muy atractivo. Todo ello sin olvidar que las rutas llegan prácticamente todos los puntos del planeta y miles de barcos parten a diario de los diferentes puertos de origen.

La importación marítima a España sigue siendo fundamental para muchas compañías, por ello hay muchas otras especializadas en facilitarles esta labor.

Deja un comentario