hongos en los pies y uñas

Tales de Mileto dijo que “la felicidad del cuerpo se funda en la salud; pero la del entendimiento, en el saber”. Así, podemos coincidir con él y afirmar que los hongos en los pies y uñas constituyen un padecimiento incómodo, molesto y antiestético, que debemos evitar a toda costa. Apenas se detecta el problema se requiere tomar medidas para su cura, porque esta nunca sucederá espontáneamente y mientras más se tarde en hacerlo más complicado resultará el proceso.

La onicomicosis se manifiesta como tejidos ungulares engrosados que pierden su tonalidad rosada natural, y se vuelven amarillos o marrones, al mismo tiempo que se hacen frágiles. Esta patología, que resulta muy fácil de contagiarse, puede aparecer a cualquier edad pero se presenta con mayor frecuencia en los ancianos por los problemas de circulación o las deficiencias del sistema autoinmune que tales personas tienden a padecer. 

Las infecciones micóticas, en el caso de los pies, ataca frecuentemente entre los dedos y provoca un picor terrible, acompañado de enrojecimiento, descamación y, en ocasiones, mal olor. Su manifestación más común es la tiña podal, el llamado pie de atleta, que se ve favorecida por un exceso de sudoración, no secar bien la zona después de bañarse, usar zapatos sintéticos de mala calidad y bañarse descalzo en duchas comunitarias.             

Previniendo y eliminando la onicomicosis

A la hora de evitar el contagio fungoso es conveniente conservar la uñas bien recortadas, usar un jabón neutro con efecto bactericida, secar bien entre los dedos de los pies después de bañarse y llevar calcetines de algodón que tienen la capacidad de absorber la humedad. Además, estos deben cambiarse a diario y combinarse con un calzado de punta amplia, elaborado en piel, que se use alternadamente para permitir que sequen bien antes de volverlos a llevar.

hongos en los pies y uñas
hongos en los pies y uñas

Si la patología ya se ha hecho presente, compre en la farmacia un producto antimicótico y siga las indicaciones al pie de la letra, por todo el tiempo que se requiera; tenga paciencia porque las infecciones fúngicas no son fáciles de curar. Asimismo, esterilice con alcohol o agua hirviendo los instrumentos utilizados para cortar las uñas y corte primero las sanas. Asegúrese de desinfectar el área de la ducha y suspenda la aplicación de esmaltes decorativos.  

La salud quiropodista es importante para el bienestar corporal. Si ha sufrido de hongos en las uñas de los pies y entre los dedos, por un cierto tiempo, sin obtener alivio con los tratamientos farmacológicos tradicionales; quizás sea hora de visitar a un profesional. Acuda a una clínica podológica especializada en el diagnóstico de enfermedades y cuidados de esta zona del cuerpo.    

Deja un comentario