Existen diferentes tipos de préstamos por los que podrás optar en función de tus necesidades pero, para ello, está claro que necesitarás saber en qué consiste cada uno y qué te pueden ofrecer así que presta atención al siguiente artículo.

Préstamos al consumo

Estos préstamos están destinados a financiar bienes de consumo de carácter duradero como pueda ser un coche, una moto, muebles, electrodomésticos. No suelen presentar cuantías altas de dinero.

Préstamos personales

Estos préstamos se suelen usar para la financiación de necesidades específicas en un momento determinado. Se trata de un tipo de préstamo con una naturaleza muy similar a la del préstamos al consumo aunque se use para costear viajes, una boda, etc. En definitiva, está destinado a bienes tangibles.

Préstamos hipotecarios

Este tipo de préstamo apenas necesita presentación. Un préstamo hipotecario se caracteriza porque, se necesita una garantía personal, así como una garantía de pago una garantía tangible, que pasa por la propia hipoteca del inmueble. En caso de no devolver el préstamo la entidad financiera pasaría a ser la propietaria de la vivienda, por lo que de algún modo recupera la inversión realizada.

Préstamos de estudios

A pesar de que en España no tienen demasiada implantación, lo cierto es que la grave crisis económica que experimenta el país ha hecho que más de una familia acabe optando por este tipo de créditos. Y es que, como decimos, en España están siendo cada vez más utilizados. Eso sí, hay que tener en cuenta que buena parte de ello se debe a que desde las entidades financieras se está intentando mejorar y amplíar las ofertas cada año. En definitiva, se trata de una serie de préstamos que van dirigidos a estudiantes para financiar matriculas universitarias, estudios de postgrado o estancias de estudio en el extranjero y suelen tener un porcentaje de interés menor.

Deja un comentario